Compartir
Envia a un amigo
Descargar pdf

La Secretaría de Salud y del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (SEDIF)
de Baja California Sur firmaron un convenio con el Gobierno de México para la integración y
funcionamiento del Registro Nacional de Centros de Atención Infantil (RENCAI) que tiene la
finalidad de identificar a los establecimientos que brindan servicios para el cuidado de niñas y
niños de 43 días de nacidos hasta los seis años de edad.
Este acuerdo suscrito con el DIF nacional, en el que también participa la Comisión Estatal para
la Protección contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS), busca establecer las bases de
coordinación para la integración y funcionamiento del RENCAI que tiene, entre otras, la
encomienda de cerciorarse que las instituciones públicas y privadas encargadas del cuidado o
protección de infantes cumplan con normas de seguridad y sanidad, número y competencia de
su personal, informó la secretaria de Salud, Zazil Flores Aldape.
Al acudir a la Sala Juárez del Sistema Nacional DIF, donde signó este documento ante la
presencia del secretario técnico del Consejo Nacional de Prestación de Servicios para la
Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil (COPSADII), Raúl Yassin Jiménez, la médica
abundó que con esta medida, la administración encabezada por el gobernador Víctor Castro
Cosío ratifica su convicción de emprender esfuerzos que contribuyan al sano crecimiento de la
niñez, que es el tesoro más valioso de la sociedad sudcaliforniana.
Flores Aldape señaló que al signar este convenio, la autoridad estatal se suma a la operatividad
de este órgano que, entre sus lineamientos, determina que cada establecimiento de este tipo
deberá contar con una  Clave Única de Centros de Atención Infantil (CAI) y que en cada entidad
del país deberá tener un listado de estos que a su vez alimentará de información al registro
nacional.
Con base en este censo se deben efectuar supervisiones a estos centros para corroborar que
laboran en condiciones óptimas de acuerdo a las regulaciones aplicables o bien estar en
condiciones de tomar medidas para que las niñas y los niños cuyos padres trabajan, tengan
derecho a beneficiarse de los servicios e instalaciones de cuidado infantil que reúnan las
condiciones requeridas, concluyó.



Image

Image