abril 17, 2024

 

La comediante Joan Rivers dejó su fortuna estimada en $150 millones a su familia directa, a colaboradores cercanos y a diversas entidades caritativas.

Según el testamento que se dio a conocer el miércoles, la también empresaria dejó aportación a un centro de perros guías para ciegos, a la fundación God’s Love We Deliver de ayuda a enfermos de cáncer, sida y el viurs VIH, así como a varias organizaciones de la comunidad judía, informó el diario Daily News.

Su hija Melissa recibirá «todas sus pertenencias personales tangibles» y su nieto Cooper contará con un fondo, al igual que sus sobrinos Caroline y Andrew Waxler. Aún se desconoce la cantidad que se le entregará a cada entidad y el monto de los fondos bancarios para los familiares.

La fallecida presentadora de Fashion Police no restó importancia a la fidelidad y el trabajo de su equipo, y pidió que se le entregara una cantidad no revelada a su publicista Scott Currie y sus asistentes Sabrina Lott Miller y Jocelyn Pickett. Esta última, a quien Rivers consideraba «familia», también heredará los cuatro perros de la comediante.

Los documentos del testamento se firmaron el 16 de noviembre del 2011 y no mencionan un apartamento en Nueva York y una casa en Connecticut con un valor de $35 millones.

Rivers falleció en septiembre de un paro cardiaco a los 81 años de edad tras una intervención quirúrgica en la garganta en un centro médico de Nueva York, al que su hija piensa demandar, según la prensa.

About The Author