abril 16, 2024

Estudiantes de ingenierías Industrial y de Sistemas de Información del Instituto Tecnológico de Hermosillo (ITH) y de la Universidad de Sonora (Unison) crearon su propia impresora 3D con algunos componentes propios.

El alumno del noveno semestre de la carrera de Ingeniería Industrial del ITH, Jorge González Islas, y el estudiante del séptimo semestre de Sistemas de la Información de la Unison, Alejandro Gálvez Alcaraz, son los creadores de la impresora en tercera dimensión.

La impresora 3D llamada Drimer está respaldada por la empresa Drim Make que también crearon los jóvenes, cuyo propósito -señalaron- es obtener recursos para producirla y distribuirla para uso didáctico en escuelas de nivel básico, medio superior y superior.

Acompañados por la subdirectora Académica del ITH, Martha Estela Díaz Muro, expusieron en rueda de prensa que Drimer es la tercera impresora creada en un año y sus componentes fueron producidos en su mayoría por ellos mismos.

Explicaron que la impresora 3D Drimer trabaja a base de plástico ABS que se funde para crear las figuras a través del programa de Diseño Asistido por Computadora (DAC) o de Solidworks.

Para fundir el plástico la aguija de la impresora trabaja a una temperatura de 230 grados centígrados, mientras que la base debe estar a 80 grados para conservar el calor de la pieza en proceso de impresión.

Los jóvenes creadores se conocieron a través de una comunidad en internet denominada RepRap, con sede en España, en la que personas de todo el mundo comparten información para crear sus propios proyectos.

Anotaron que por el bajo costo de producción de la impresora en tercera dimensión y al ser fabricada en serie podrá estar al alcance de estudiantes que requieran hacer sus presentaciones y mostrar sus proyectos.

El costo de producción de Drimer fue de poco más de cuatro mil pesos y está valuada en 12 mil 500 pesos, equivalentes a unos 900 dólares, mientras que en el mercado el costo de una impresora 3D es de unos tres mil dólares.

González Islas destacó que lo mejor de esto es tener al alcance una herramienta accesible para estudiantes, profesionistas o instituciones educativas.

A su vez, Gálvez Alcaraz externó que lo que sigue es desarrollar otra impresora más estética para las instituciones y la gente común.

Reconoció el esfuerzo de dos estudiantes sonorenses, quienes a pesar de que estudian carreras distintas en dos instituciones diferentes, lograron generar desarrollo tecnológico y tomaron el riesgo de generar una empresa.

González Islas y Gálvez Alcaraz explicaron especificaciones técnicas del dispositivo, el cual opera con el programa de diseño asistido por computadora y utiliza materia prima que procede de España.

A su vez, la subdirectora académica del ITH reconoció y destacó el esfuerzo de los dos estudiantes sonorenses, pues a pesar de cursar carreras distintas en instituciones diferentes lograron generar desarrollo tecnológico y tomaron el riesgo de generar una empresa.

About The Author